Comunicado AMPA CEIP Alfredo Di Stefano – 03 de Julio de 2018

Resumen reunión con la Consejería de Educación sobre el estado de las obras

La Consejería de Educación llama a la calma a los padres del Colegio Alfredo di Stéfano pero el centro no estará disponible para inicio de curso el 7 de septiembre.

La constructora Oproler reconoce los retrasos y asegura que trabaja para poder entregar por fases la segunda ampliación del centro. En paralelo, tanto la Consejería como la dirección tienen ideado un plan alternativo para albergar a los alumnos de forma temporal hasta que finalicen las obras.

Publicamos el resumen de la reunión que el lunes 2 de julio, mantuvimos varios miembros de la AMPA con el Viceconsejero de Organización Educativa, Amador Sánchez, la Directora de Infraestructuras y Servicios, Elena Marroig, la Directora del Área Territorial, Coral Báez, la dirección del centro y representantes de la constructora Oproler.

Desde Oproler nos relataron los diferentes problemas a los que se han enfrentado desde que se pusieron al frente de las obras. En principio responsabilizan en parte del retraso acumulado al Ayuntamiento de Madrid por no haberles concedido la licencia de obra hasta el pasado 24 de marzo, un mes después de la firma de contrato.

Para agravar la situación Oproler sostiene que están teniendo problemas para disponer de mano de obra y que, a mayores, se ha enfrentado con un problema técnico que ha ralentizado la situación. Aseguran que no contaban con el nivel freático del terreno, ya que sostienen que no estaba reflejado en el estudio geotécnico.

Superados estos problemas, la empresa asegura que trabaja con el objetivo puesto en entregar la fase dos el 30 de octubre, es decir, en cumplir los plazos estipulados en contrato pero no a tener el centro listo para el inicio de curso. En principio su planificación es entregar las Aulas Específicas el 10 de septiembre, el edificio de Infantil el 28 de septiembre, el edificio de Primaria el 12 de octubre, y finalmente el Polideportivo y las pistas el 30 de octubre. Sin embargo, se negaron a comprometerse con estas fechas dado que eran conscientes de que se pueden producir más retrasos.

Así las cosas, nuestros representantes les trasladaron la preocupación de los padres y las dudas que generaba su palabra dada la experiencia en estos meses pasados en los que venimos denunciando el abandono de la obra. En este sentido negaron haber realizado una oferta temeraria o que estuvieran chantajeando a la Consejería exigiendo más dinero como se había especulado.

Resueltas las dudas sobre la situación con la constructora, la Consejería pasó a detallar el plan alternativo para albergar a nuestros hijos hasta que se entreguen las obras. En principio se sacarán tres aulas del comedor y se van a habilitar tanto la sala de profesores como la secretaría para dar clase así como algún despacho. Se utilizarán también espacios comunes como la entrada o pasillos para realizar algunas de las actividades como por ejemplo la de psicomotricidad. Aún así la dirección del centro nos aseguró que se va a proporcionar el máximo confort a los niños para que ellos no sufran la situación.

Al mismo tiempo la Consejería estudia ya la viabilidad de licitar la fase tres que supone la última ampliación del centro. En principio no ven problema a que se inicie incluso de forma simultánea a estas obras dado que no hay colisión entre las diferentes construcciones que faltan. Eso sí todo está sujeto al nuevo presupuesto de la Comunidad de Madrid con lo cual no se puede acelerar todo lo que se quisiera.

De cara al futuro del centro.

En cuanto el futuro del colegio y a la alta demanda en Valdebebas, tanto la Consejería como la dirección del centro aseguran que las instalaciones están perfectamente preparadas para albergar la línea seis que comienza este curso 2018/2019 con los niños de tres años. Incluso se apuntó la posibilidad de que pudiese albergar otro curso con ese volumen de alumnos gracias a que los dos últimos actuales aún se mantienen en línea dos.

En cualquier caso la Consejería es consciente de la necesidad de aumentar la oferta educativa y, en este sentido, asegura que trabaja ya en la proyección de un segundo colegio público en el barrio que no estaría para el próximo curso. No se comprometió a dar fechas, porque todo está en una fase inicial, pero sí confirmó que el Ayuntamiento de Madrid ha puesto a su disposición tres parcelas para albergar el nuevo centro.

Con respecto a la posibilidad de conceder un concierto, la Consejería asegura que su apuesta a día de hoy es por la educación pública de calidad.

En conclusión, desde la AMPA valoramos muy positivamente que se nos mantenga informados del estado de las obras y del futuro del centro, así como de los compromisos de Oproler para terminarlas a la mayor celeridad y de la Consejería por garantizar que los alumnos cuenten, mientras tanto, con espacios adecuados para sus necesidades en todo momento. Aun así, seguimos considerando que las obras de la fase dos se tenían que haber llevado a cabo con más previsión para evitar que el centro siga en construcción durante el curso 2018/2019. De igual forma creemos que la ampliación de lineas sólo es un parche a corto plazo que no da solución a la demanda de plazas escolares en Valdebebas y que, si se sigue manteniendo en el tiempo, desembocará en la masificación del centro y ello podría repercutir en la calidad de la enseñanza que se ofrecerá a nuestros hijos.

Así las cosas continuaremos vigilantes para velar porque se cumplan los plazos dados por la constructora en esta cita y volveremos a denunciarlo si fuera necesario.

¿Te podemos ayudar?